Piedras de fuego
me hacen brasas el alma:
el desprecio me incita.

van-gogh1