Cayendo el chorro
bullen blancas espumas.
Los tejos miran
desde siempre el correr
de lo inmutable.
va el murmullo del agua
ruedan los ciclos.
Murieron los gigantes,
se dispersaron
por la tierra los hombres;
¿quienes vendrán?
¿dejaremos testigo?
que hable, que cuente
que Gea es un cascajo
y el mar una placenta.

tiempo