Seré tu sombra
La feromona de tu axila.
El río oscuro que corre por tus huesos.
Lágrima seca
que detiene tu mirada.

Tal vez no sea así;
Es seguro que en días de insomnio escuché tu sombra caminando entre el olor de las espigas que caen de los cedros.

La veo y estás muerta.
Yo no he respirado desde ayer.
Un día nos veremos por la calle que sembrados juntos.