Un árabe daba vueltas alrededor de la cama desesperando a su esposa !Qué tienes! -Es que le debo a Abraham 50 mil dolares y mañana se vence el pago y no tengo dinero. La señora se levanta, abre la ventana y grita hacia el edificio de frente  ¡Abrham¡ hasta que éste se despierta, abre la ventana y contesta: !Qué quieres¡ -Es cierto que mi esposo te debe 50 mil. -Siii y ¡mañana me debe de pagar¡ -Pues fijate que no tiene un centavo-, cierra la ventana. Y le dice a su esposo: ahora será él quien no pueda dormir. Acuéstate y apaga la luz y ya deja de estar jodiendo, que me muero de sueño.

arabe