No fue la lluvia la que descubrió tus pezones, ni el sudor del cansancio por saltar de piedra en piedra. Tampoco el viento frío. A nadie le otorgues culpa. ¡bien sabes qué fue!

Hopper Edw ard