Éramos,
gacela y felino,
felina y gacelo.
El día se fue.
Sólo quedó el almizcle.

balthus

Balthus