Y tiramos piedras;
fuimos cielo,
después estela
y hoy
amigos distantes.

El beso intenso
que retozó en tu vientre,
regresó a mi boca.
No me dijo nada,
sólo se depositó en mis labios
dejándome sabor de tejo,
de cielo y de cometa.

jonas-kunickas