Tu espalda es un mar,
mis labios una barca.
Remo a la vera de tu columna,
y la habito.

-edgar-degas-frente al espejo