A ella le gustan los búhos, a mí las águilas.
Ella es un programa,
yo soy la frivolidad.
Pero la amo y ella me ama,
y nos encantan las diferencias,
pues sin ellas seríamos un cuento barato.

Mujer de reboos rojo