El narrador es un ente visible, una figura que necesariamente está en todo cuento o novela. Es quien cuenta la historia. La elección del narrador es uno de los dilemas del tratamiento. Recordemos que cuando escribimos un cuento resolvemos dos preguntas grandes: qué (la historia a contar) y cómo (el tratamiento –narrador, tono, personajes, ritmo, lenguaje, etc.).
Hay varias posibilidades para el narrador:
Narrador-personaje  (en primero persona gramatical)
            Confesional, voz íntima, cercana. La menor distancia entre narrador y lector.
Narrador omnisciente (en tercera persona gramatical)
            Lo ve todo, es una especie de dios que puede estar en varios lugares. Sabe todo.
Narrador “avec” (con) (en tercera persona gramatical)
            Sólo tiene el punto de vista de un personaje. Se parece más a la realidad. Es un narrador a medio camino entre la primera persona y el omnisciente.
Narrador en segunda persona gramatical
            Produce el efecto de manejar al personaje como si supiera su destino (Aura, Carlos Fuentes) o puede dar el efecto de voz de la conciencia, desdoblamiento del personaje. De cualquier manera tiene una relación estrecha con el personaje al que se dirige.
Lo narradores pueden utilizar la persona gramatical en plural cuando es desde (nosotros) o sobre (ellos/ellas) o dirigiéndose a un colectivo (ustedes) que se cuenta la historia.
Esta información se puede ampliar con:
Paredes, Alberto. Las voces del relato (de  la Universidad Veracruzana).
Vargas, Llosa, Mario. Cartas a un joven novelista. Planeta.

lectora