En la mañana se metió un ladrón en la casa.
– !No jodas¡, y ¿qué se llevó?
Una santa madriza de mi mujer, pues ella pensó que era yo borracho.

ladroncuentos que circulan en la red