Clavado en la cruz sonríe. Aún le queda su mejor truco.