En la hondonada 
el río imperturbable
corre sin ver.
Bajo sus aguas frías
refulgen peces
y entre la oscuridad
silban murciélagos.
Vuelan sin tropezar,
eludiendo el ramaje.

paisaje cañada