Ausencia

Noches profundas donde escuchaba tu voz de susurro. Los días llegaban con aromas silvestres. Duele alejarse de tus pensamientos, del hola, de los buenos días y las pequeñeces que contabas. Asistieron los falsos de la vida, la promesa desviada. Hay días de recuerdo que son inevitables como tu perfil recostado en mi pecho.
Afuera el viento golpea el tejado.

casa abandonada

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s