Me atrae besar tus rodillas. Escribir tu nombre con el lápiz de mi lengua, llenarte de cosquillas. Navegar por el río de tu espalda y sembrar de alborada mi gemido. Abrir mis ojos en el valle de tu vientre y sentir tus manos acariciandome.