Mi boca es un carro de fuego atraído por la masa de tu centro.