Ésta se enteró que estaba siendo perseguida, y se fue al laberinto.
“Aquí no te encontraran”, -le susurro el Minotauro.

minotauro picasso