Tu mirada parecía buscar barcos en la lejanía. Abriste. La luna descubrió tus pechos, el tul de la cortina danzaba. ¡Te busqué tantas veces!, sólo las naves en el horizonte pretendían la palabra, cerca las olas furiosas rompían en el acantilado.

paisaje mar