Dos compadres, en la calle con ganas de Chupar chelas.
-NO tengo dinero
-Diez pesos.
-Alcanza para una salchicha gorda y gruesa.
-¿Para qué? con eso no te empedas.
-Claro que no, pero chupamos y luego me saco la salchicha de la bragueta y se pone  a darle de besitos. El cantinero gritará ¡degenerados,  largo porque si no me cerraran mi negocio. Salimos y nos vamos a otra cantina!
Felices van y compran la salchicha a modo, tipo alemana para asado.
Entran al bar y dos horas después.
-Orale compadre ya es hora del “numerito”
El compadre uno discretamente saca la salchicha y el compadre dos, poco a poco se va encuclillando. Al verlos el cantinero los saca a patadas, gritandoles hasta de lo que se van a morir.
-Le dije compadre, todo un éxito.
-Somos unos genios.
Cantina tras cantina chuparon y le misma treta, sacaba la salchicha el compadre le daba de besitos y hasta más para llamar la atención del cantinero. Seis horas después, ya bien briagos, le dice el compadre dos.
-Saque la salchicha compadre, ya me dio hambre.
-Hay compadre, la salchicha se perdió desde la primera cantina.

cerveca