Dejé que fluyeran las imágenes como un tren que arriba a la estación con las puertas abiertas. Hoy Encontré selvas con helechos que al moverse dispersan la luz, haciendo que ésta baile. Me vi correr en la pradera; restregando con mi espalda la hierba mojada, como una yegua estremecida por el placer del retozo.
Con el tejido en manos, me pregunto. ¿por qué no lo hice? Sigo siendo la mujer sin mancha que todas las tardes toma camino hacia la iglesia al repiqueteo de las campanas, mientras en el atrio los niños juegan con las palomas.

picasso niña con paloma