Quedó rescoldo
en su alma de felino;
siempre al acecho.