Juan soñaba con Isabela. Los besos de ella le causaban sofoco, dejando un olor de piñas fermentadas. Su esposa intentaba despertarlo, pero él tenía los ojos lejanos, en los labios un azul húmedo que enmarcaba su fría sonrisa.

mujer de pablo zelaya.JPG