Bajo la sombra recortaba las uñas de los pies de mi esposo. Mis amigas aconsejaron que no lo hiciera más ¡Qué vivíamos otros tiempos! Al hacerlo con torpeza se hirió, días después su pierna cambió a un azul marmóreo y tuvieron que amputarle la extremidad.  Cómo la pensión de él es insuficiente para resolver los gastos, ahora doy servicio de pedicura a domicilio a las que fueron mis amigas.

pies