¿Dónde tendría el cerebro para aceptar a este bueno para nada?, ronca peor que cerdo? Hace dos años, estoy de bruta sintiendo mariposas en la barriga. Tan bien que estaba antes de conocerlo. Si comía bien, si no también. Si quería irme a bailar no tenía que pedirle permiso a nadie. Llegó este cabrón a calentarme la cabeza y me casé. Ahora tengo que lavar, planchar, hacer de comer, aparte de la joda que te dan en la fábrica de ropa; en la noche, quieras o no, si el marrano tiene ganas, tengo que complacerlo. ¡Ah…eso no es todo! Aparte de soportarlo a él, también tengo que tolerar a sus amigos. Me dice: “mi amor tráenos otra cerveza y, más botana para picar”. Después de que terminan briagos y dando traspiés, se van. hay que limpiar sus porquerías, poner todo en orden. ¡Escuchen como ronca! Ni la vida le corre al desgraciado. ¡Cómo él no tiene que levantarse temprano! Pero, ¿a quién madres le echo la culpa? Si mi madre viviera, tendría que darle la razón ¡Nunca se me va a quitar lo pendeja!

mujer_espejo