¿Crees que tu marido puede tener una amiga?
-Imposible, vuelve temprano y solo, después de cenar, todos los días, sale a pasear con los perros.
Enlazados apasionadamente, desnudos sobre la cama, ella gozaba con sus caricias y él apuraba esos cortos momentos de sensualidad y placer en que sus manos y su boca la redescubrían.
Mientras, sus dos perros se disputaban los favores de la perra de María.

perro