pedro infante
Sucede que en la red algunas veces te toca tu dia de suerte. Hoy fue un dia de esos, me encontré este excelente artículo sobre cantantes mexicanos con énfasis en la canción vernácula. Seguramente la página contendrá más información, ya se revisará a conciencia. Abajo la dirección electrónica dandole  el mérito.
Completar el artículo con las canciones que en su voz fueron éxitos.  Hoy me incliné por poner un grupo de canciones y no sólo uno. Si alguno de los lectores desea seguir escuchando o no es decisión de cada quién.
Como cualquier lista, se puede estar o no estar de acuerdo, eso es inevitable.

http://chartsclub.com/Secciones/SeccArtGen.aspx?cve=203&cveseccion=8

Las 12 voces inmortales de la música ranchera, aquí te los presentamos por orden alfabético.

Antonio Aguilar “El charro de México” | Villanueva, Zacatecas, México

La discografía de Pascual Antonio Aguilar sobrepasa los 100 álbumes con ventas de más de 25 millones de copias. Al despuntar la década de los cincuenta, debutó como actor en el cine, al mismo tiempo que se inició como cantante, faceta de su carrera que se extiende hasta los primeros años de la década del siglo 21. Es considerado una leyenda de la música popular mexicana y reconocido por impulsar la charrería a nivel internacional, y es por esto que lo apodan “El Charro de México”.
La madrugada del 19 de junio de 2007, a las 11:45 p.m., hora de México, el “Charro de México” dejó de existir como consecuencia de complicaciones de una neumonía. Antonio Aguilar ha sido el único hispano en llenar el Madison Square Garden de Nueva York durante seis noches consecutivas. Cuenta con su estrella en el Paseo de la fama de Hollywood, exactamente en el número 7060 de Hollywood Blvd.
Amalia Mendoza “La Tariacuri” | San Juan Huetamo, Michoacán, México

 

 

Nació en la ciudad michoacana de San Juan Huetamo en 1923, dentro de una familia de músicos renombrados. Mendoza tuvo tres hermanos, Norberto, Eligio y Juan, quienes se dieron a conocer en la escena musical como el trío Tariacuri, una palabra indígena Purépecha utilizada para dirigirse a su rey.
Mendoza comenzó su carrera como solista en 1954 con el tema “Puñalada Trapera”. Su carrera abarca más de 30 años e incluye 36 álbumes grabados. Entre sus canciones más famosas están “Echame una culpa” de José Angel Espinoza “Ferrusquilla”, y “Amarga Navidad”, compuesta por el extraordinario José Alfredo Jiménez.
En 1996 salió a la venta un disco donde comparte créditos con Lola Beltrán y Lucha Villa, atinadamente llamado “Las Tres Señoras”, a manera de homenaje para las que han sido sin duda las tres más grandes intérpretes de la música vernácula mexicana. Amalia murió el 11 de Junio de 2001 de una enfermedad pulmonar progresiva.
Chayito Valdez “La Alondra de México” | Guasave, Sinaloa, México

 

 

María del Rosario Valdez Campos, mejor conocida como Chayito Valdez, nació el 28 de mayo de 1945. Su nombre y voz están asociados a la música popular mexicana. De ahí que fuera apodada “La Alondra de México”. Comenzó su carrera musical siendo niña, participando en competencias de aficionados que se efectuaban en cines populares en las ciudades de: Guasave y Los Mochis, Sinaloa.
A principios de los años setentas, empeñó una máquina de coser de su madre para grabar cuatro canciones en una cabina de radio y consiguió que una pequeña disquera de Guadalajara, le hiciera un tiraje de 50 discos sencillos. Ella personalmente los entregó a las radiodifusoras y el tema “Besos y Copas” resultó un éxito.
Poco después en toda la República Mexicana y Sur de Estados Unidos, había programas de radio a todas horas dedicados a las canciones de Chayito Valdéz; los medios de comunicación la proclamaron la sucesora de Lucha Reyes. Lamentablemente en 1982 perdió la movilidad de sus piernas debido a un accidente automovilístico y en 2003 acudió al hospital por deshidratación y a causa de negligencia médica, su cerebro no recibió oxigeno durante 4 minutos, quedando en estado en coma durante dos años, según su hija Cecilia, luego de despertar, Chayito ya no hablaba, pero si sentía, finalmente falleció el 20 de Junio de 2016
Javier Solís “El rey del bolero ranchero” | Ciudad de México

 

 

A principios de 1948, Javier Solís aún trabajaba como carnicero y se inició como intérprete solista de música ranchera, actuando en restaurantes, formando parte del Dúo Guadalajara, que después se convertiría en el Trío Flamingo. Durante algún tiempo se le consideró un imitador de Pedro Infante, pero gradualmente fue reconocido como un talento con identidad propia y con más facultades vocales que “El ídolo de Guamúchil”.
Solís realizaba presentaciones en el “Bar Azteca” y también en un espacio de la emisora mexicana XEW, donde grabó algunas canciones, es así como recibe su primer Disco de Platino por las altas ventas de su primer sencillo. Como consecuencia, graba el álbum “Javier Solís, Volumen I”.
En lo sucesivo, su carrera fue meteórica, ya que aunque duró solamente 10 años, grabó 379 canciones y se convirtió en uno de los cantantes más famosos de la historia en México. Falleció el 19 de abril de 1966 debido a un fallo cardiaco, a pesar de pasar a mejor vida a los 34 años, es sin duda unos de los mejores cantantes mexicanos del siglo XX, no sólo de la música ranchera, sino en términos generales.
Jorge Negrete “El charro cantor” | Guanajuato, Guanajuato, México

 

 

En 1931 con el grado de capitán segundo, solicitó licencia del Ejército Mexicano para dedicarse completamente a su carrera de cantante, comenzando en la radio difusora XETR, interpretando entonces romanzas mexicanas y canciones napolitanas.
Durante los años cuarentas, en Argentina fue recibido por una multitud. En el Teatro Colon de Buenos Aires cantó vestido de gaucho, “Adiós pampa mía”, con un lleno total. De ahí viajó a Chile con éxito sin precedentes para un artista extranjero en ese país, y después a Perú, donde a pesar de un percance con la prensa local, tuvo también gran resonancia y aceptación. En Uruguay tuvo las entradas más altas para cualquier otro artista foraneo hasta ese entonces, y en España sus presentaciones se asociaban a multitudes de mujeres que gritaban histéricas.
Aún desde países que Negrete nunca visitó, las compañías discográficas filiales de RCA Victor, reportaron ventas de sus grabaciones, tales como Albania o Japón. Muchos cantantes se han visto influenciados y han expresado su admiración hacia Jorge Negrete; desde los populares hasta los artistas líricos, entre ellos los famosos tenores Alfredo Kraus y Plácido Domingo. Falleció en 1953 a causa de una enfermedad crónica originada por una hepatitis “C”.
Juan Gabriel “El divo de Juárez” | Parácuaro, Michoacán

 

 

Es el único cantante que además ha triunfado como gran compositor que está presente en nuestra lista. Su vida es realmente de “película”. Creció en un internado de los 5 a los 13 años, escapó en busca de sus sueños musicales, por lo que viajó a la ciudad de México, donde fue acusado injustamente de robo y permaneció en la cárcel un año y medio, sin embargo ahí conoció a la famosa cantante, La Prieta Linda, quien abogó por su libertad y fue ella el primer artista que le grabó una canción, se trata de “Noche a noche”.
“Juanga” no sólo se da dedicado a la música ranchera, pues ha compuesto y grabado balada romántica, pero a pesar de ello, su caminar por la música vernácula, es suficiente para que se encuentre entre los 15 elegidos de nuestro conteo. Los temas rancheros más emblemáticos de la era moderna, han sido compuestos por él.
Después del fallecimiento de José Alfredo Jiménez en 1973, Juan Gabriel es eñ único que ha creado una cantidad importante de nuevos clásicos rancheros, tales como “Se me olvidó otra vez”, “La farsante” “La diferencia” o “Te sigo amando”, por citar algunos.
Falleció estando totalmente activo, a los 66 años de edad, a causa de un infarto en Santa Monica, California, Estados Unidos.
Lola Beltrán “Lola la grande” | Rosario, Sinaloa, México

 

 

El reconocido escritor mexicano Carlos Fuentes, se refirió a Beltrán de la siguiente manera: “Los antiguos mexicanos daban a su emperador el título de “Tlatoani”: el señor de la gran voz. Lola Beltrán en el México moderno es la Señora de la Gran Voz, la emperatriz de una palabra que nuestras mujeres han conquistado poco a poco. A su amante Doña Marina, el conquistador Hernán Cortes la llama “mi voz” y el mestizaje adquiere la palabra; Sor Juana Inés de la Cruz llena con su voz el silencio de la colonia española; la cantante ranchera da voz al México independiente; ella nos ha dicho siempre las otras palabras, las que no se escuchan en el mundo del machismo cruel o solemne. La voz del machismo no es una voz erótica solo puede ser violentamente sexual. La de la mujer si, si el erotismo como dice Georges Batauille, es la aprobación de la vida hasta la muerte. Esta es la voz de Lola Beltrán”. Carlos Fuentes, enero de 1984.
Este texto escrito por Carlos Fuentes deja en claro la importancia y trascendencia de Lola Beltrán dentro del mundo cultural mexicano del siglo XX. Era tal su fama que llegó a cantar para el rey Juan Carlos de España, la reina Sofía de Grecia, el presidente de Francia, Charles de Gaulle, la reina Isabel II de Inglaterra, y el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, entre otros gobernantes. Fue la primera cantante ranchera que cantó en el Palacio de Bellas Artes. También actuó en el Madison Square Garden y en la Casa Blanca.
Lucha Villa “La grandota de Camargo” | Camargo, Chihuahua, México

 

 

“Una voz, inacabable, como ese aullido largo, soterrado, de las focas cuando están pariendo en las soledades antárticas. Magnética, como arrancada a las raíces mismas de lo que vive: así es Lucha Villa. Ese matiz telúrico del fondo de su voz es lo que encanta, y mucho más. La oí cantar un día bajo la lluvia y, lo juro, ni una sola gota de agua nos mojó. Éramos cientos de personas que nos cobijábamos en su voz. Era un concierto para el pueblo en la Alameda de la Ciudad de México; cuando a poco de iniciar su canto, una suave lluvia comenzó a caer. Luego de un rato, en que pareció arreciar, ella, interrumpiendo su espectáculo, alzó los brazos al cielo y, con suaves gestos de sus manos, imploró a San Pedro que cesara las aguas intranquilas: con su tono milenario, rogó que se la dejara trabajar. Y la lluvia cesó”. Waldemar Verdugo Fuentes (Periodista y escritor chileno)
Es una de las más destacadas cantantes en la historia del género ranchero, además de reconocida actriz. Graba su primer disco en 1961, pero es con el tema “La media vuelta”, a comienzos de los setenta, que se le abren las puertas a una prolífica carrera discográfica, así como a la pantalla grande y la televisión, hasta su forzado retiro a finales del siglo pasado.
Gracias a su belleza, alta estatura, voz grave y estilo inconfundible, “La Grandota de Camargo” se ha consagrado como una de las mejores intérpretes de los más representativos compositores de música vernácula, sobresaliendo los temas de José Alfredo Jiménez y Juan Gabriel.
Desafortunadamente, en 1997 se alejó del medio artístico debido al daño cerebral sufrido por las complicaciones de una cirugía estética que le fue practicada. En la actualidad radica en un rancho de San Luis Potosí, cuidada por sus hijas y aquejada por dificultades motrices, de lenguaje y memoria permanentes.
Lucha Reyes “La reina de la canción ranchera” | Guadalajara, Jalisco, México

 

 

María de la Luz Flores Aceves, mejor conocida como Lucha Reyes, inició su carrera profesional a los trece años, debutando en una carpa ubicada en la plaza de San Sebastián, cerca de su casa. En 1920 viajó a los Estados Unidos para estudiar canto y desarrollar sus aptitudes como soprano, y fue contratada para una gira por varios estados de aquel país, cosechando triunfalmente sus primeros aplausos.
Cuando Lucha regresó a México formó el trío Reyes-Ascencio junto con las hermanas Ofelia y Blanca Ascencio, pero fue despedida por su adicción al alcohol.
En 1927 se unió al Cuarteto Anáhuac, con el que realizó una gira por Alemania, donde ocurriría algo “malo” que se convertiría en bueno: contrajo una fuerte infección de garganta que la hizo retirarse durante un año. Lo inesperado fue que debido a la infección, su voz se tornó rasposa y desgarrada, imponiendo un estilo agresivo a sus interpretaciones, con el que lograría una plena identificación.
A partir de 1928, Lucha Reyes emprendió el sendero de la interpretación vernácula de manera solista. Un año después inició su mejor etapa como artista, logrando sonados éxitos como “La Tequilera”, “¡Ay Jalisco no te rajes!”, “El Corrido de Chihuahua”, “El Herradero”, “La Panchita”, “Traigo un amor”, “Juan Colorado”, “El Castigador”, “Rayando el sol”, “Caminito de Contreras” y más. En 1930 el empresario Frank Founce la contrató para varios conciertos en el escenario del teatro Million Dollar, de Los Ángeles.
Lucha Reyes causaba tumultos en los lugares donde se presentaba, colocandose en el centro del escenario y con una botella de tequila en la mano, cantaba de manera espectacular. En cierto momento levantaba la botella y le daba un grueso trago que servía para sacar la voz cuando sentía que se le hacía un nudo en la garganta.
Desde la segunda semana del mes de mayo de 1944, Lucha Reyes evidenciaba una profunda depresión que se había manifestado tras la muerte de la señora Francisca Cervantes, madre de su primer marido, también fallecido. Reyes partió de este mundo a la temprana edad de 38 años, por ingerir deliberadamente una gran cantidad de medicamentos.
Miguel Aceves Mejía “El rey del falsete” | Chihuahua, Chihuahua, México

 

 

Miguel Aceves Mejía, al igual que la mayoría de los cantantes famosos mexicanos de mitad del siglo 20, era también actor, y las primeras incursiones del cantante de Chihuahua en el cine, fueron sólo como cantante, doblando la voz de José Pulido en el filme “De pecado en pecado” (1947).
Sin duda una de las películas más importantes de Aceves Mejía fue “Música de siempre” (1956), una de las producciones más ambiciosas de la época, al reunir al “Rey del falsete” con otras figuras de la música como Riz Ortolani, Katina Ranieri, Amalia Rodríguez, Ima Zumac y la francesa Edith Piaf.
La popularidad que alcanzó con sus discos y sus películas lo llevó al extranjero. Era tal su éxito, que incluso grabó películas en Argentina y España.
Aceves Mejía grabó más de mil seiscientas canciones de todos los géneros folclóricos mexicanos, Entre las más populares melodías que interpretó se encuentran: “El pastor”, “La malagueña”, “Yo tenía un chorro de voz”, “El jinete”, y “Serenata huasteca”, entre otras.  Falleció a los 90 años, víctima de una neumonía, el 6 de noviembre de 2006.
Pedro Infante “El ídolo de Guamúchil” | Mazatlán, Sinaloa, México

 

 

Es probablemente el ídolo mexicano más completo que se pueda recordar en la industria del entretenimiento, pues difícilmente se combina un excelente cantante y también gran actor, ya que Infante realmente triunfó en ambas tareas, es como si hoy en día Luis Miguel ganará el Oso de Plata de Berlín a “Mejor Actor”, tal y como lo hizo “Pedrito” por su actuación en la cinta “Tizoc”, o como si el popular y reconocido actor Gael García, a la par de su carrera actoral, tuviera la trayectoria musical de “El Sol”, pero además Infante poseía un tremendo carisma y sencillez que lo hacían simplemente encantador para el público, así que a nuestro híbrido del siglo 21, habría que añadirle el arrastre de un Vicente Fernández, que si bien el “Charro de Huentitán” también forjó una carrera actoral, nunca lo hizo al nivel de Infante, quien hubiera sido una leyenda aún si se hubiera dedicado únicamente a actuar o a cantar.
“El ídolo de Guamúchil” interpretó canciones de diversos géneros: vals, cha cha cha, canción mexicana tradicional, canción ranchera y bolero. Sin embargo, la inmensa mayoría de sus interpretaciones más populares pertenecen al género ranchero, creando incluso un grito “mariachero” con su propio sello, que hasta el día de hoy resulta clásico y continúa siendo imitado.
En el 2010, año del bicentenario de la independencia Mexicana, el canal de cable History Channel, realizó una encuesta para designar a “El Gran Mexicano” de entre varias personalidades de los últimos 200 años, resultando en segundo lugar, superado solo por Benito Juárez y quedando por encima incluso de héroes de la cultura popular como Emiliano Zapata.
Al igual que otras leyendas que integran nuestra lista como Lucha Reyes, Javier Solís, Jorge Negrete, quienes fallecieron a los 38, 34 y 42 años respectivamente. Infante murió joven, a los 39 años, en un accidente aéreo.
Vicente Fernández “El charro de Huentitán” | Huentitán El Alto, Jalisco, México

 

 https://www.youtube.com/watch?v=l5IOoahyCNQ

 

Vicente Fernández es un icono mundial de la música ranchera, En 1954, con 14 años, participó en un concurso amateur en Guadalajara, donde obtuvo el primer lugar y comenzó a cantar localmente en restaurantes, bodas, grupos familiares y de amigos.
En 1966, firmó un contrato con CBS México grabando sus primeros éxitos: “Perdóname”, “Cantina del barrio” y “Tu camino y el mío”. Le siguieron una serie de álbumes con ventas importantes, incluyendo “Palabra de Rey”, “Vicente Fernández” y “Ni en defensa propia”.
El tema “Volver, volver” catapultó su fama a nivel internacional y se convirtió en una de las canciones rancheras más conocidas fuera de México, siendo grabada por cantantes como Raphael, Nana Mouskouri, Concha Buika y muchos otros. Sin duda es la voz más popular de la música ranchera de las últimas tres décadas.
“Don Chente” también ha compuesto algunos éxitos como el clásico “Las llaves de mi alma”.
El “Hijo del pueblo” es sin duda la máxima leyenda viva de la música vernácula mexicana.

(A nuestros lectores: José Alfredo Jiménez no fue incluido en esta lista, pues como cantante no lo consideramos al nivel de las voces elegidas, pero sin duda estará en nuestro conteo de máximos ídolos musicales de México, y Estelita Nuñez es una magistral intérprete de música ranchera, más la mayoría de sus discos y éxitos originales son balada pop, decidimos no incluirla al no ser tan representativa del género como los mencionados en el artículo, sin duda estaría en un conteo de las mejores cantantes de México en general.)