Bochorno y sed. El bar concurrido. Asientos libres solamente en la barra.
Llega un cliente, pide una cerveza, saluda a los demás.
-¿Le gustan las apuestas? le habla al Barman
-Depende. -contesta 
-¿Depende de que? y da un gran trago a la cerveza.
-Si tengo muchas probabilidades de ganar,  lo hago.
– Cuanto apuesta que entre mi compañero y yo tenemos cinco huevos. ¿Le parece cien dólares? -da de palmadas en el hombro del compañero de sed, que tranquilo sorbe su amargosa.
El barman abre la caja y toma los cien dólares y los pone en la barra. El de a lado, se le acerca al sujeto de la apuesta y le dice a la oreja.
-Oiga mi amigo, si usted tiene 4 huevos la tenemos ganada, yo solamente tengo uno.

bar.