Padre ¿es cierto que usted aparta a las mujeres que se portan mal?
-Si hijo esa es la labor que me encomendó el señor.
-¿Entonces apártame dos para el sábado? ¡Seguro que puede!

confesionario-4