“Ahora sí —pensó el león en el circo—, va la mía”. Y cerró las fauces.

circp irene mala

Irene Mala