Me gustan las manos ásperas, aradas por el golpe a golpe. Ese contraste entre la callosidad de la mano y la tersura de mis caderas.  Estoy exhausta, satisfecha de intimar con un hombre al que le dejé una porción generosa de dinero.

mujer de birgit gerritsen