En el tren va una pareja de recién casados. Pasa de la media noche. En una litera, el varón ansioso, ardiente. susurros, suspiros y besos. El resto de los  pasajeros escuchaban ¿de quien son esos ojos?
-Son tuyos cariño. contestaba la novia.
¿ Estas orejitas?
-También.
-¿Tus hermosos pechos?
-Tuyos mi amor.
¿Tus caderas en flor?
Se hace un silencio, los pasajeros no logran conciliar el sueño.
– También son tuyas.
Se escuchan besos apasionados, suspiros con volumen… algún quejido.
-¿Y es culo de quién es amor?
profundo silencio, se escucha mejor el tránsito que hace el tren. Con voz clara vuelve
– ¿Dime de quién es este culo vida mía?
Largo silencio, sólo el carraspeo de algún pasajero. Con voz más fuerte vuelve.
¿De quién es este culo mujer? – tres, cuatro, cinco veces más y el silenció persiste, los pasajeros no encuentran acomodo. Casi gritando
-Esposa, ¿ Dime de quién es este culo?
Un pasajero no puede contenerse y en voz alta grita.
– ¡ Ya dile que es mío! pero dejen dormir…

 

tren