La quinceañera humilde invitó a su amiga rica a su fiesta . Vivía en casa de madera, los jóvenes que la invitaban a bailar no traían ropa de marca, su manera de hablar chocaba con su esmerada educación LLegó uno de corbata y dijo.
-¿Vos no bailais?
La manera de solicitarle, la perturbo. Pensó , “éste no es como los demas” y aceptó. Mientras bailaban
-¿ A que os dedicáis?
– Estudio.
– ¿Y que es lo que más gustáis leer?
– Me gusta la biología.
– ¿A vos le agradan los animales?
A cada paso del baile sentía que disfrutaba la charla con aquel desconocido , era estudiado y no del barrio. De pronto ya para terminar la pieza, le hizo la última pregunta. Atenta lo escuchaba.
– ¿Y vos no cojeis?

15 años