Don José cruz era un lector empedernido, autodidacta. Nunca fue a la escuela. Recto, con bonhomía.  narraba su vida y las horas se hacían breves. Egresado de la vida y con valores más altos que una catedral. Hoy lo recuerdo porque se me da la gana y porque a mi país le falta. Menos títulos y más amor a la tierra y a la gente que hoy vive de la promesa y el engaño.

foto