Entendió que me burlaba, que mi propósito –como el de muchos de los marciales– era darle muerte. Sus pupilas encontraron las mías y quedé convertido en estatua. Soy cuerpo de piedra. El otoño llega lúgubre, gélido. Me azota el viento frío del sur; no hay nada que congele mi amor ni la tibieza de su recuerdo.
Recién se fue con Perseo.

medusa