La mujer que amé se ha convertido en un fantasma, yo soy el lugar de sus apariciones.

juan josé arreola