He sustituido a tu sombra, al mismo ángel que te cuida. Me atrae tu pelo negro azul que se mece al compás de tu muelleo. Recargarme en tu aroma de capulines, que salta  al viento como grillos nerviosos. Me gusta escucharte con la fina armonía que hablas. Estar contigo en el arrecife mirando la vastedad; aquel barco que se escurre  por el horizonte. Es una pena que pases tomada de la mano, de una mano que se ha quitado previamente el anillo y el perfume que otras manos le dejaron.

paisaje con nubes monet claude