.
La lluvia es una ventana.
Corres por desiertos,
laderas de nieve.
Pulsa. Es latido de fuego.

Renazco en tejado, despierto. 
Mi espalda siente talones que hincan.
Me he sentido fruto; 
al resbalar el agua exhalo un aroma que enloquece a las luciérnagas..

Me pienso mujer,
corro en mi desnudez, siento el arrebato
cuando la humedad fluye debajo de mi vientre.

Al ser hombre
busco el tam tam que hacen los pechos,
y al encontrar tu nube oscura,
bailo contorsionando mis caderas.

Mi boca grita con la humedad de tu lluvia.

Gauguin1896 La piragua.jpg

Gauguin