pienso que el ganado que mordisquea la grama disfrutan el presente más intensamente que los hombres. ¿Sabrán que el mañana es breve? Miran el paisaje, la lejanía. Corren en busca de sal, dormitan bajo la sombra de los mangos. Algo me dice que saben de su futuro cuando miro en sus ojos el bulto de lágrimas furtivas.

vacas