¿A qué huelen las mariposas?
me preguntó Mavia;
acercándome al ángulo de su oreja,
le dije besando las palabras;
huelen a ti,
a la mañana que dispersan tus quehaceres,
a la suavidad de tu piel cuando el jabón va y viene patinando entre tus muslos.

Saben a patio,
a las rosas que trepan por tus tejados
a la yedra que se adosa a la pared.
saben a tu mirada cuando huyes con ella por no se que sabanas.

Saboreo el olor cuando la luz de la lampara queda ciega
y los quinqués salen a dorar las cosas que tocan.
Un tierno que ilumina tu mejilla
oscurece tu labio
y vuela y vuela perdiéndose entre la cocuyera que transita por el bosque.

Aletean tus aromas
cuando tu pelo se tiende en desbandada en mi pecho después del retozo.

mariposas