Una loca se divierte corriendo en su silla de ruedas a lo largo y ancho del pasillo de un manicomio, imitando ruidos de coches de carrera.De repente, sale un loco de una habitación, la detiene :

-Disculpe señorita, pero excedía usted el límite de velocidad permitido en esta avenida. ¿Puedo ver su licencia?
La loca se pone a buscar en su bata y saca un boleto de colectivo usado.
El loco verifica el documento, se lo devuelve y, le advierte sobre los peligros del exceso de velocidad.
La loca reemprende su carrera de las 500 millas de Indianápolis y, al pasar otra vez ante la habitación del loco, éste surge de nuevo.
Vuelve a detener
-Disculpe señorita, pero he visto como pasaba la doble línea continua. Le importaría mostrarme su tarjeta de circulación?
La loca revuelve otra vez en sus bolsillos y exhibe una apolillada cuenta del supermercado. El loco comprueba que los papeles están en regla, vuelve a amonestarla y la deja ir.
La loca se lanza de nuevo a toda velocidad por los pasillos… Y, al volver a pasar por el mismo sitio, el loco emerge por tercera vez de su habitación, pero ahora totalmente desnudo y con una tremenda erección. La loca lo ve y exclama:
-!Ay, no!…¡Otra vez la prueba del alcoholímetro!

autos-pelicula-620x264