las palabras sorprenden y duelen

Liberoamérica

Tú en mí
Para mi cuello no preciso collares, me basta con llevar colgados tus besos,
Tampoco aspiro a bufandas, me basta con lo rustico de tu barba de días,
Para mi rostro maquillaje no quiero, prefiero solo tus caricias, dibujándome sonrisas.
Quiero descubrir que fuiste hecho para cubrir mis espacios:
descubrir por ejemplo, mientras descansas, que tu cabeza calza perfecto en mi cuello
Y tus manos en las mías encajan, y que para mis dedos bastan como anillos los tuyos,
que tus ojos propician juegos de danzas entre tu sombra y mis luces.
Para mis desiertos tu sudor me basta,
Para mi espalda el espasmo de tu tacto,
Para mis labios el absorber de tu aliento, eso basta,
Para mi vientre bastan tus brazos,
Para cubrirme el cuerpo no quiero ropas, me basta tu abrazo,
Para tu mirada atenta, mi desorden.
No quiero palabras, prefiero silencios y miradas,
quiero…

Ver la entrada original 500 palabras más