José Alfonso Palacios (1898-1974), compositor de Mi querido Capitán
 Fue el primogénito. En un entorno familiar de artistas ya que el padre era actor y la madre cantaba.
En la segunda década del siglo XX, cuando llegó al poder en México Adolfo de la Huerta, se estrenó la revista teatral La huerta de don Adolfo, escrita por Antonio Guzmán Aguilera, versificador zacatecano, y musicalizada por José Alfonso Palacios Montalvo. En la obra, se incluyó el alegre foxtrot Los pavitos, y los cuplés de don Simón, en los que, disfrazada intervenía María Conesa, bella artista española que eligió a México como su segunda patria. En 1920 se estrenó en el Teatro Lírico de la ciudad de México, otra revista de corte político: El jardín de Obregón, en alusión al presidente Álvaro Obregón, también de la autoría de Guzmán Aguilera y de José Palacios. En esta revista teatral se incluyó el foxtrot Mi querido capitán, con letra y música de Palacios Montalvo, que fue un éxito musical y cuya interpretación estuvo a cargo de Celia Montalván.

José Palacios fue parte del grupo de compositores, encabezado por los maestros Alfonso Esparza Oteo, Ignacio Fernández Esperón, Tata Nacho y Mario Talavera que fundaron el Sindicato Mexicano de Autores, Compositores y Editores de Música (SMACEM), que se convirtió en la Sociedad de Autores y Compositores de México.

Fue representante de artistas como Marco Antonio Muñiz, Julio Alemán, Ana Bertha Lepe, Cantinflas, Carlos Lico y otros.

José Alfonso Palacios Montalvo, a quien durante un tiempo se conoció en el medio artístico como El Muerto Palacios, ya que vivió un episodio cataléptico en el que se le dio por muerto, falleció realmente en la ciudad de México, el 17 de octubre de 1974.

Fragmentos de una entrevista que se le hizo al muerto Palacios
La entrevista se  realizó en 1970 por encargo de Vicente Leñero y quedó sin publicar, permite sea editada como un documento, talento creativo y picardía del “muerto Palacios”, por haber “resucitado” intempestivamente en su propio velorio y “sobrevivir” más de treinta años.
Celia Montalván fue la gran intérprete, ella estrenó esta canción
…Se la había escrito a una muchacha que “me hacía guaje” con un capitán Un día llegué al teatro y me encontré a la tipa ésta, que aunque le parezca increíble se llamaba Santa; entonces me puse a improvisar algo que tuviera que ver con ella. Armando de María y Campos* me hizo una letra encima del piano, que decía: “Santa tu gracia es tanta que en estas noches de tentación, Santa sin aliño va como niño mi corazón” Era un pretexto para hablar de ella En el teclado dibujé la primera frase y luego me sonó una melodía para el capitán.Para el estreno del Jardín de Obregón yo ya le había prometido al empresario Don Pepe Campillo hacerle algo fácil a Celia, porque por desgracia no había gustado y ya había orden de “darle sus siete días” Como la melodía era muy fácil se hizo popular desde antes del estreno y todos los de la compañía la cantaban Le dije a Guzmán Aguilera “Gus Aguila” que le metiéramos mano al libreto y él estuvo de acuerdo, aunque replicó:
—Pero no podemos decir: “mi querido es capitán” Quítale lo de es y repite más ay hasta que te quede ay ay ay ay mi querido capitán, pues con eso “va a pegar”
Aunque Celia estaba ya completamente “desahuciada”, la hacía yo salir desde una escalera que venía del techo del teatro No preciosamente vestida, sino preciosamente desvestida y salía primero en tiempo de marcha: 4 por 4 Luego cambiábamos a Fox y con todas las muchachas bajando por la escalera en cámara oscura con escalones negros: entonces daba la impresión de que bajaban en el vacío Celia seguía bajando y le pedía al público que si no le coreaba,  claro, era una cosa tan fácil que todos cantaban: ay ay ay ay mi querido capitán y todo el teatro era un rugido: se oía hasta el Zócalo Y fue el éxito de mi canción En el Lírico
Años después eran muy de ver las discusiones que tenían Celia y Sofía Alvarez, quien también hizo triunfar la canción, adueñándose cada una del número y peléandose por haber sido la primera en cantarlo Y contaban anécdotas muy bonitas: por ejemplo, Sofía decía que una de las mayores emociones de su vida era haber ido a una plaza de toros en Tampico, donde había miles de almas Cuando cantó, toda la plaza le coreó y dicen que eso era impresionante: Diez o quince mil cantándolo
Y Celia en contestación decía:
—Una de mis mayores satisfacciones fue un día que me invitaron a unos premios de una escuela de niñas en Guadalajara Y salió un coro como de sesenta o setenta niñas vestidas como yo a cantarme Mi querido capitán Para mí fue una emoción grandísima
Después Esmeralda la hizo mucho en sus programas de radio y en disco, que también fue un gran éxito Además de ella, triunfaron con Mi querido capitán, como ya dije: Celia Montalván y Sofía Alvarez, después Rosita Quintana, que hizo la película, con el mismo nombre Los principales eran Rosita Quintana y que estaba adorable y Fernando Soler.
* Tuve el gusto de conocer en Poza Rica. allá por 1962.

teatro-lirico-1