Atenas vivía horas de angustia. A 41 km se desarrollaba la batalla contra los persas. alrededor de 10 guerreros persas por un griego.

– ¡Hay que quemar la ciudad! No dejaremos que Darío y sus huestes la saqueen.
– No. Aún no. Esperemos
– Cuando queramos hacerlo será demasiado tarde.

Después de acaloradas discusiones aceptaron el consejo de un anciano que tenía fama de prudente. Esperarían 24 hs y de no tener noticias incendiarían la polis. Muchos abandonaron la ciudad buscando refugio de la ira de los persas.

Era la mañana del día seis de boedromión entre (agosto y septiembre) olimpiada 72 del 29 septiembre 490 antes J.C.

En la llanura del Maratón, los griegos en formación. Milciades dio la orden de atacar, cantando su himno se fueron contra el ejercito invasor que los superaba en número. Los persas no esperaban tal agresividad y se desconcentraron, cundió el pánico cuando fueron atacados por los flancos y huyeron en desbandada, dejando más de seis mil cadáveres, prisioneros y arreos.

—Quemad sus naves, para cortarles la retirada —ordenó Milcíades a sus soldados.

Terminada la lucha Filípides salió con prisa, corriendo intensamente hacia Atenas para darles la buena nueva y evitar que la polis fuese destruida. Al llegar a la ciudad, le esperaban un grupo de atenienses.

El atleta llegó desencajado, con los brazos caídos y como un autómata. La impresión fue aterradora y nadie se atrevía a pronunciar palabra. Enmedio del profundo silencio, musitó

¡Hemos vencido!

Colofón

El mundo no sería el mismo si Persia hubiese triunfado.

http://fpschool.es/doc/material-fotocopiable-santillana-4o-primaria.pdf

valle del maraton