Gracias por preservar la especie. Por amamantarnos.
Por enseñarnos la caricia, el abrazo y las canciones que llaman al señor de los sueños.
Gracias por quedarse después de que cerramos los ojos, de levantarse a deshoras y sonreír. Por tomarme de la mano, enseñarme las estrellas, la luna, por cultivar mi fantasía y preocuparte en mi enfermedad, en mis días grises.
Gracias por darme hijos, por cultivar la flor, la palabra y enseñarme a caminar a tu lado.
Sin la mujer el mundo estaría sin flores.
Felicidades.

monet jardin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.
Gracias… sin ti sería un mundo sin flores.