Manos de mariposa que aleteando sobre las puntas de mi pelo
interrogas,
caminas;
cuando creo que te vas,
caen tus brazos sobre el pulso de mi pecho.
El café recién hecho
sabe como tú la historia de mi vida.
tintinea la tasa sobre el escritorio;
el aroma se esparce entre los nudos del cedro
y los vericuetos de mi enramada.
Mientras se derrama,
cabizbajo leo la germinación de las palabras;
te incluyo como una barca que rompe el himen de mi agua.

taza caf