Los senos de la adolescente reposaron en la media cara del senador. Percibiò la fragancia del nardo que abre. Aceptò sin reclamo que ella serìa su tumba. La corbata de seda que aprieta. La seda de su vientre y la caída al abismo despuès de retozar entre el vainillal del monte.

pereja