Abrió el libro,
un enjambre de sabores,  sílabas,
encimaron sus sentidos.
El corazón duro se hizo dulce y suave;
empezó a latir.
Había terminado el tedio de los días.

dali.

Salvador Dalí