Fugaz la luz

que alumbró las alturas

y la ventana.