Si desea sentirse admirado por lo que tiene , pues entonces mijo, búsquese una esposa que tenga las manos chiquitas.

muneca