La novia de 25 se casa con masculino de 80 años, millonario. Una condición puso ella “Cada uno duerme en su cama”
– ¿Me lo apuntas?  Y le da su pluma y un blog de notas. Es que se me olvidan con las cosas, le dijo a manera de disculpa.
Se fueron de luna de miel. A las diez de la noche, toca a su puerta. Ella lo recibe con transparente negligé.
A ella no le bastó con apagar la luz, sino cerro con fuerza los ojos. Sabía que iba a ser manoseada por el anciano y aceptó que algo debería de pagar por estar en la lista de los herederos. Se sorprendió de su erección y lo despidió con un beso fraternal.
Una hora después volvió a tocarle y ella una vez más lo recibió. Guardó silencio y apagó las luces. Volvió a despedirlo con beso en la mejilla. Se dio un baño y como niña que ya terminó la tarea se dispuso a dormir. Estaba recién acostada cuando escuchó de nuevo que tocaban en la puerta. Con enfado se levantó, pensando que para broma era muy pesada.
¿Tú de nuevo?Monty Burns
¡Claro! Estamos en nuestra luna de miel.
¡Es… que ya van dos veces!
El anciano esbozó una sonrisa y le dijo ingenuo. ¿A poco ya vine?, -Yo no recuerdo.